Era un día gris, literalmente. Había paro nacional, piquetes. Pero todo eso no pudo evitar que yo vaya a probar las exquisitas hamburguesas de Burger Mood en el microcentro de la ciudad. Es más, aproveché la fecha especialmente para evitar ir al centro un día normal que haya el doble de gente y autos.

the_burger_life_Jun-09-072903

Esta es la primera vez que voy a visitar un joint local invitado especialmente por ellos y la verdad estuvo muy bueno. Cuando hice los primeros contactos la semana pasada con Burger Mood (y otros locales más) me preguntaba si ir a comer con la gente del local sabiendo que uno después va a hacer una crítica y compartirla en un blog no hacía que sea menos “real”. Porque alguien podría pensar que se van a esmerar en que todo salga demasiado bien, por arriba de lo que experimenta cualquiera cuando va.

Pero llegué a la conclusión de NO es así porque: primero con una hamburguesa eso no es fácil de hacer, porque está todo listo ahí. Cuando uno la pide solo la cocinan y la arman, hasta el patty ya está preparado anteriormente. Y segundo, me contacté con los lugares de hamburguesas que más me habían recomendado las personas, y toda esa gente fue a comer anónimamente y pagó como cualquiera.

Dicho esto, sólo me queda agradecer a sus dueños por la invitación, por la buena onda con la que me atendieron y me contaron algunas cosas que volcaré en este post.

Burger Mood abrió hace poco más de un año y el negocio está pensado, obviamente, para atender a la gente que trabaja en las miles de oficinas de la zona. Por eso solo abre al mediodía, de lunes a viernes, tanto para comer allí como para llevar. El local tiene dos pisos, es sencillo pero muy agradable, moderno y con varios graffitis en sus paredes que homenajean a la querida hamburguesa. Hay WiFi pero pidiendo la contraseña.

the_burger_life_Jun-09-082049

El menú tiene varias opciones de hamburguesas “pre diseñadas” pero claramente ofrece también la opción de armarla como uno quiera, eso está bueno. Hay además varios sándwiches, ensaladas y postre pero concentrémonos en lo importante. Yo pedí una “Cuate Burger” y le agregué bacon, porque ya sabemos que bacon no puede faltar jamás. Estaba estupenda!

the_burger_life_Jun-09-075519

Lo primero que hay que mencionar es el pan, era buenísimo, muy suave realmente y con la humedad justa. Es la primera vez que como una hamburguesa en Argentina con un pan así. Para mí sólo el pan hace valga la pena ir a este lugar, pero no fue eso solo. Después el bacon, otra cosa que estuvo más que correcta en esta hamburguesa. Estaba en su punto justo de crocante, tenía suficiente (obvio que uno siempre quisiera más bacon, pero estaba bien la cantidad) y era de muy buena calidad, con poca grasa. La cebolla y la palta estaban bien, era sólo un toque, para no matar el sabor del tridente principal la hamburguesa que es la carne, el queso y el bacon (en mi opinión desde ya).

La carne, a diferencia de lo que me pasa en general en Argentina, tenía buena textura. La carne picada estaba unida pero no de manera exagerada como las hamburguesas de supermercado que son casi de goma. El sabor era muy rico y me contaron ellos que la receta es muy simple. Carne picada de un buen proveedor, sal y pimienta. Nada más y la carne no se desarma… Hay muchos que piensan que para que la carne se “ligue” hay que “amasar” muy bien la mezcla, masajearla y apretarla a mano un buen rato. De esa manera la carne larga agua (por la sal), colágeno y pega sola. Pero no es necesario y el patty queda como de goma, mucho peor.

Hablemos de las papas fritas. Dios! la cantidad que me sirvieron… era para dos personas y de buen comer. Pero por otro lado estaban tan ricas! y ya sabemos que las papas fritas bien hechas son medio adictivas entonces uno come más de lo que debería. Estaban geniales, me contaron que las cortan ahí mismo y yo encima pedí las que vienen con panceta, verdeo y cheddar. Exquisitas, pero después no se quejen. Si uno va al mediodía, se pide esta porción y se la come solo va a tener una tarde complicada… son una bomba. Yo tuve la valentía de dejar una buena parte y aún así lo sentí.

the_burger_life_Jun-09-075603

La comida me la trajeron muy rápido, me contaron que tiran los pattys a la plancha ni bien entran las personas al negocio, antes de saber que van a pedir. Es lógico esto! pero nunca se me había ocurrido antes. Incluso hay unos papelitos para completar y armar el pedido antes de llegar a la caja, para agilizar todo aún más. Buena idea.

the_burger_life_Jun-09-083040

La verdad es que superó mis expectativas y me genera ansiedad por seguir conociendo todas las ofertas que tenemos ahora en Buenos Aires, porque lugares como este me dan esperanzas de que la cosa no sea como ya confesé que temía: que estamos muy por debajo de los americanos en este rubro. Pero no es el caso de Burger Mood, definitivamente.

Lamentablemente están en una zona que yo trato siempre de evitar, pero hagamos fuerza para que pronto pongan otro en un lugar más tranquilo. Hasta tanto habrá que ir al centro, porque pienso volver.

Me gustó: casi todo… el pan genial; el bacon crocante; el gusto del patty; las papas fritas muy bien hechas, muy abundantes y los toppings también generosos.

No me gustó: pavadas… la bandeja donde vino la hamburguesa, demasiado grande, poco vistosa y medio incómoda por esos bordes tan altos; las gaseosas de línea Pepsi.

http://www.burgermood.com.ar/

 

puntajes_3

 

the_burger_life_Jun-09-083333the_burger_life_Jun-09-082209the_burger_life_Jun-09-075616the_burger_life_Jun-09-075120 the_burger_life_Jun-09-082054 the_burger_life_Jun-09-082114 the_burger_life_Jun-09-082200 the_burger_life_Jun-09-083132