Bueno, por fin me fui hasta el barrio de Palermo a probar una de las hamburgueserías más populares de la ciudad. No quiero ser exagerado pero creo que Burger Joint hasta tiene a esta altura un poco de mística y/o podríamos decir que es “de culto” entre los porteños fanáticos de las hamburguesas. Es el local que más veces me han mencionado desde que empecé con esto y esa fama no es porque si. La verdad es que comí (nuevamente) una de las mejores hamburguesas que probé desde que empecé el tour por esta ciudad.

Además Burger Joint es por lo visto la marca local con más seguidores en Facebook, son verdaderos pioneros de la movida hamburguesera en Buenos Aires y la he visto mencionada en medios impresos varias veces. Pero, ya se, algunos me van a decir que usan el nombre de una mítica hamburguesería de NY cuando en realidad no tienen ningún vínculo. No sé, puede ser pero a me importan más las hamburguesas que hacen y son excelentes!

Fui un día de semana bastante pasado el mediodía, esperando encontrarlo por lo menos no lleno. Y la verdad es que funcionó porque había bastante gente, pero no estaba para nada colapsado. Hice el pedido rápidamente y me dijeron que en 15 minutos me iban a llamar, pero finalmente habrán sido 12.

the_burger_life_Aug-05-150403

Pedí una “Bleu” que viene con queso azul, cebollas caramelizadas, hongos, rúcula y tomates secos. Pero yo le saqué los tomates, ya que el sabor me parece demasiado invasivo y le agregué? (es OBVIO)… si, el infaltable y siempre deseable Bacon. Por supuesto que ni bien la vi supe que era buena, pero no tanto como después comprobé al dar el primer mordisco.

the_burger_life_Aug-05-144524

La carne era gruesa, abundante y de un sabor casi inmejorable. El punto de cocción justo como me gusta, bien tostado por fuera y todavía jugoso por dentro. La cantidad de queso azul bien generosa y los hongos y la cebolla muy ricos ambos. El bacon ya sabemos que siempre se puede desear más pero la cantidad estaba bien y era crocante. El pan muy bueno pero quizás lo menos especial comparado con la excelencia de lo demás. Es una hamburguesa de muy buen tamaño.

the_burger_life_Aug-05-144340

Las papas fritas también excelentes, los glotones diríamos “un poco chica la porción” pero hechas a la perfección. Como deben ser: crocantes por fuera y puré por dentro. Me gustaría saber si ofrecen alguna variante con toppings para las papas.

the_burger_life_Aug-05-144506

Lo que no puedo dejar de destacar es que me pareció directamente barato. Cualquier hamburguesa con una gaseosa de línea Coca Cola y papas sale $90. Y si no recuerdo mal por $100 se cambia la bebida por una cerveza! Yo pagué $100 por el agregado de panceta pero de cualquier manera estamos hablando de los valores que uno gasta comiendo en McDonalds y no les puedo explicar la cantidad de veces superior que es esto en calidad y sabor. No se puede creer que salgan lo mismo, encima considerando que la hamburguesa no es para nada chica y están en nada menos que Plaza Serrano, una zona top que no debe ser nada barata para montar un negocio.

El local tiene onda, es muy Palermo supongo, con las paredes llenas de graffitis y firmas de la gente. Mesas en la calle, muy lindo. Aunque supongo que tratar de comer ahí estando explotado de gente, como se que sucede, debe ser un poco más incómodo. WiFi no se si hay porque desde que tengo LTE la verdad es que no tiene sentido conectarse. Mala mía, es un dato que para el blog suma.

the_burger_life_Aug-05-150339

En fin, me encantó. Justo la semana pasada estuve en Dellepiane y dije que era también lo mejor que había probado acá hasta ahora. Si tuviera que compararlas diría que están cabeza a cabeza. Burger Joint gana en el sabor de la carne y las papas fritas pero Dellepiane lo supera en el pan, el bacon y la cebolla caramelizada. De todas maneras los dos son exquisitos y no tienen nada que envidiar a las mejores hamburguesas yanquis que he comido.

Me gustó: el sabor y el punto de la carne, insuperable; el resto de los ingredientes de la hamburguesa todos muy buenos también; las papas excelentes. Gaseosas de Coca Cola (en lata).

No me gustó: las servilletas de papel, de esas que no limpian nada!

https://www.facebook.com/BurgerJointPalermo

 

Actualización Febrero 2017:

Hace unos días fui con Ale (o BurgerKid como lo conocen sus seguidores) a comer de nuevo a este lugar. Lo acompañé porque hacía meses que no lo veía y porque siempre es bueno volver a ir a los lugares que uno reseña. La realidad objetiva es que cuando uno va una sola vez a un determinado lugar las cosas pueden salir demasiado bien. O demasiado mal y no ser un reflejo correcto de cómo se come allí la gran mayoría de las veces. Pero obviamente es imposible ir varias veces a cada lugar para hacer una reseña.

Las hamburguesas las hacen personas y si esas personas tienen un mal día o si está lleno y a la cocina se le pide que saquen 50 hamburguesas en 15 minutos, lo más probable es que vos comas mal. También fallan los proveedores, los ingredientes, etc. Y también a veces, con el paso del tiempo, los procesos, los equipos y los métodos se deterioran.

Yo me inclino a pensar que en este caso eso es lo que pasó es eso. Varios me lo confirmaron en Twitter diciendo que este lugar ya no es lo que supo ser y además creo también que cuando fui la primera vez yo recién empezaba con el blog. Y por lo tanto tenía pocos puntos de comparación, sobre todo a nivel local y a Burger Joint lo sentí como uno de los mejores que había probado hasta ese momento. Sin embargo creo que si ya hubiera probado otros que después más tarde pude probar, probablemente mi post no hubiera sido tan efusivo como acaban de leer. Igual no tengo dudas que en el 2015 me dieron una hamburguesa mejor que ahora.

La hago corta, no nos gustó nada. La carne tenía gusto a chorizo. Estaba visiblemente condimentada, lo cual obliga a amasarla. Dos cosas que hoy en día prácticamente todos coinciden en que no hay que hacer. Además el pan no era el mismo que hay un año y pico cuando fui. El queso parecía de plástico y un error directamente grosero: la panceta tenía el cuero del chancho. Un flagelo bastante común en este país ya que nos venden y cobran partes de un producto que nadie usa. Pero que claramente se soluciona fácil: quitándolo. Bueno, en ambas hamburguesas que pedimos nos encontramos el cuero del chancho pegado a la panceta. No es que sea desagradable pero salvo que esté recontra cocido y se quiebre (y este no fue el caso) resulta imposible de cortarlo con los dientes. Es un chicle.

Acá les dejo el video de nuestra experiencia, de paso suscríbanse al canal de BurgerKid que la rompe con sus video reseñas y también les dejo  una foto que compara la hamburguesa que me dieron hace año y medio con la de ahora. A simple vista se ven las diferencias, sobre todo el pan que no es ni parecido.

Es por esto que les relato que le bajé el puntaje de 4 a 3, y creo que es un 3 muy generoso si me baso en la hamburguesa que comimos esa tarde con el Kid…

 

puntajes_3

 

the_burger_life_Aug-05-144403 the_burger_life_Aug-05-150332