Todavía me quedan varias reseñas para hacer de mi viaje en abril por USA pero me las voy a saltear porque antes quiero contarles de esta pequeña cadena que hay Madrid llamada New York Burger (con 4 locales ya) y que tuve intención de probar en 2015 cuando había estado allá y finalmente no pude. Pero que ahora si pude conocer y debo decir que fue una de las mejores hamburguesas que he comido viajando. Digna de pelearle el trono de campeón español al gran Goiko Grill

Sucede que después de esos días con Nico por la Florida me fui desde ahí a Madrid a visitar a mi viejo y hermanos. Así que me hice un viaje combo USA+España, algo que nunca había hecho y estuvo muy bueno. La verdad es que en mi última vez en Madrid (en 2015) la vara había quedado re contra alta gracias a Goiko que es una cadena que en aquella época tenía 6 locales y hoy ya tiene 16. Cadena a la cual por suerte volví a visitar y puedo decirles que a pesar del crecimiento no bajó su excelente nivel.  Así que la primera hamburguesa que comí en este nuevo viaje fue esta que me había quedado pendiente y fui con bastante expectativa. Yo ya sabía que eran buenas, incluso alguno que otro de los seguidores en redes sociales me las había recomendado pero no me imaginaba que eran tan buenas.

Ni tan pretenciosas. ¿Por qué digo esto? Porque las hamburguesas de New York Burger no solamente son exquisitas sino también de una calidad muy alta que se nota muy fácilmente en la textura y sabor de la carne. Pero también en el pan, en la atención y en la ambientación del local que para lo que estamos acostumbrados en Bs. As. esto sería tranquilamente la ambientación de un lindo restaurant en una zona de las más caras de la ciudad. Un local con mucho espacio, en una zona top de Madrid, con mucha madera, una barra muy bonita y muy linda iluminación.

Nosotros fuimos con reserva y el lugar estaba lleno. Mi hermano (que vive allá) me contó que allá hay que reservar, siempre. Todo el mundo lo hace y en los lugares que se come bien y son populares es totalmente imprescindible para no quedarse afuera. Les cuento esto porque es importante ya que la mayoría de la gente que he mandado a Goiko, por ejemplo, se ha quedado afuera por no tener reserva, así que acá pasa lo mismo. Se puede reservar por internet en 30 segundos… no se olviden de hacerlo.

Abajo van a tener fotos de toda la carta pero les resumo la propuesta diciendo que no solo hay más de 10 hamburguesas sino que además uno debe escoger el peso del patty (160/250/350/500 gramos), el punto de cocción de la carne (muy importante, después aclaro por qué), el tipo de pan y la guarnición. Además para los herejes que no vayan en busca de una burger van a encontrar ensaladas, carnes asadas, sándwiches y varias entradas.

El tema del punto de cocción… Esto que les voy a decir corre para toda España y quizás buena parte de Europa. Allá la gente ya entendió que la carne seca es un bajón. Acá todavía venimos atrasados con eso y muchísima gente pone el grito en el cielo cuando ve carne roja. Pero allá no. Entonces, para no clavarse, los puntos de cocción son claves al pedir cualquier carne (inclusive una hamburguesa). Y tengan cuidado porque son bastante extremistas con esto de comer jugoso. Yo en esta ocasión la pedí “al punto” que sería algo intermedio pero igual para ellos es roja. Es carne bien cruda, vean la foto. Si esto los asusta y van a comer carne en España consulten bien el punto porque es tan diferente la cultura nuestra y la de ellos respecto a esto que es fácil equivocarse. Mi hermana la pidió “poco hecha” que es prácticamente cruda, más que la foto, créanme. Yo tengo que admitir que la quería jugosa pero no tanto. Lo cual no quiere decir que no estuviera espectacular. Es que la carne era de tan buena calidad y el sabor tan sabroso que me la hubiera comido de cualquier manera. Yo creo que no me duró ni dos minutos en la mano, literal.

En NY Burger la clave está en la cocción. Según su web, ellos hacen todo en hornos de leña. No se bien cómo serán esos hornos para hacer una hamburguesa pero les puedo decir que el sabor ahumado que tenía esta hamburguesa es algo que, yo al menos, nunca había probado y me encantó. Es único y espectacular. No se si es la mejor hamburguesa de mi vida, quizás no llegó a tanto pero fue sí de las mejores y con ese sabor ahumado tan intenso se destacó con algo que ninguna otra que yo haya probado tuvo. Ojalá algún local argentino se animara a algo así, pero lo veo difícil.

Nosotros pedimos todas de 250 gramos y eso ya era bastante carne. Las versiones de 350 y 500 no las recomendaría demasiado. Además el pan que todos elegimos que fue el briosche estaba espectacular, bien mantecoso y suave. Y cuando uno junta una carne de primera, con un gusto ahumado buenísimo y con un pan así es casi imposible que el resto lo pueda tirar abajo. El queso estaba perfecto, la panceta estaba bien pero un poco escasa. Y la mía (la “Soho”) traía también unos aros de cebolla que digamos que eran aros normales, ni muy buenos, ni malos. Pero el partido ya había sido ganado por goleada con esa carne y ese pan.

Las papas fritas también de primera. Por suerte acá se rompió la regla de que los lugares con buenas hamburguesas no tienen buenas papas. Pero de entrada pedimos el New York Combo (alitas de pollo, palitos de mozzarella, jalapeños rellenos y aros de cebolla) y no estuvo demasiado bueno. Lo único destacable fueron las alitas de pollo, nuevamente porque tenían ese sabor ahumado gracias a la técnica de cocción del lugar.

También pedimos una porción de cheesecake para compartir y si bien fue devorado en segundos por el grupo, no conmovió a nadie. Es por eso y lo de las entradas que les digo contundentemente que vayan en búsqueda de estas hamburguesas, no se molesten en el resto de la carta a excepción de las carnes a las que les pondría unas fichas también. Si van a Madrid no se las pierdan porque son espectaculares y con ese sabor distinto que aporta el ahumado.

En fin, se los recomiendo enormemente. A nosotros, los cuatro que fuimos, nos gustó muchísimo. Había wifi, el precio no es barato pero la calidad del producto lo justifica perfectamente. Acuérdense de ir con reserva y si alguno va, por favor me cuenta qué le pareció.

Me gustó: espectacular el gusto ahumado de la carne; excelente el pan briosche.

No me gustó: las entradas, salvo las alitas, todas bastante comunes. La panceta bien hecha pero solo una feta por hamburguesa.

https://newyorkburger.es/

 

puntajes_5