Cada tanto, desde que empecé el blog y sobre todo las veces que estuve de viaje por la zona de Miami, siempre algún lector me mencionaba una pequeña cadena que se llama Burger & Beer Joint. Siempre me decían que eran buenísimas. Y si bien yo tenía algún que otro prejuicio, en el último viaje finalmente fuimos a probarlas… ¿La hamburguesa estaba tan buena como decían? Bueno, sigan leyendo para enterarse…

El prejuicio mío era que siempre me mencionaban el local de South Beach (que hace poco cerró definitivamente en medio de un escándalo por un bar gay que abrió en el piso de arriba de ellos y les revocaron la franquicia). Y como están estos argentos que piensan que Miami (o lo que es peor toda la Florida) son solo las 20 cuadras que tiene South Beach siempre me imaginé que las recomendaciones venían de parte de gente que se limita a comer solo en ese sector.

Pero no, la verdad es que en B&B Joint hacen unas hamburguesas excelentes. De muy buena calidad y con muchas opciones. Me hizo acordar mucho a The Counter por todo lo que hay para elegir: 7 panes (1 sin gluten), 12 tipos de queso, 5 o 6 tipos de proteínas para el patty (incluyendo wagyu, bisonte, pavo, pollo, etc), 6 frituras distintas para acompañar y por lo menos 30 toppings y 15 salsas. Todo se paga aparte. Vean las fotos del menú para más detalles.

También ellos proponen unas cuantas hamburguesas ya armadas pero siempre está la opción de armarla a medida con todo lo que mencioné arriba. Las que ellos proponen están divididas en dos secciones. Primero están las standard ($12-$15) y después las platinum ($17-$23). Todas vienen acompañadas de alguna guarnición. Casi todas con papas, pero algunas con otras cosas. Supongo que igual se deben poder cambiar.

Una de las cosas por las que también me habían hablado de este lugar es porque tienen fama gracias a su “Mother Burger”. Una ridiculez de 4,5 kilos de carne entre dos panes que según ellos mismos tiene el diámetro de una tapa de alcantarilla de las que hay en la calle. Sale unos $150 y deben comer unas 10 personas o más. Nosotros fuimos dos así que era imposible. Pero yo tampoco la hubiera aceptado ni aunque me la regalen. Es una boludez que hacen varios locales allá para atraer grupos de amigos. De hecho en este caso también dice el menú que si se la come una sola persona (en menos de 2 horas) te la regalan. Algún loco lo habrá logrado quizás.

Yo me pedí una Thunder Road con queso, bacon, y salsa BBQ con whiskey. Todo es exagerado en esta cadena. El queso era ultra generoso. La panceta bien gruesa (casi demasiado) y los medallones son de 225 gramos de carne. Es imposible quedarse con hambre. Nico pidió una Mustang Sally con ingredientes un poco más pretenciosos: carne wagyu, mermelada de cebolla roja, queso brie y jamón crudo. Obvio estaba mucho mejor la mía. 🙂

Mi opinión es que en este lugar lo destacable es la calidad de todos los productos. Son de calidad premium y así te los cobran. También se destaca la variedad. Pero es como que hay algo que falta… por ejemplo las salsas me parecieron flojas. Por lo menos las tres que probé: una ranch que pedí aparte (demasiado fuerte y agria), la BBQ con whiskey de mi burger (he comido mucho más ricas) y la de queso con jalapeños que vino con los aros de cebolla.

Además me sorprendió el criterio que usan para poner cebolla en las hamburguesas. Aclaremos que en todas te ofrecen ponerle tomate, lechuga, cebolla y pickles sin cargo. Yo esta vez solo elegí la cebolla y me la trajeron con una rodaja enorme y entera (como verán en las primeras fotos). Considerando que es cebolla cruda es una cantidad ridícula. Le saqué por lo menos el 80% de lo que vino para dejar una cantidad normal y también tuve que acomodar el bacon porque como había venido quedaba la mitad afuera del sándwich, y no es la primera vez que esto me pasa en estados unidos.

También estaban flojas las papas fritas que vinieron con las hamburguesas. Demasiado finitas y crocantes, también muy parecidas a las de The Counter o Smashburger. Habría que ver cómo son las gruesas (que también ofrecen). Pero de entrada pedimos unos aros de cebolla que estaban descomunales. Definitivamente entre los mejores que probé en la vida. Por solo $7 te traen una porción gigante de estos aros de cebolla, con una costra perfecta y tan ricos que te diría que en Argentina son imposibles de conseguir.

Obviamente le hacen honor a su nombre y ofrecen una variedad enorme de cervezas, pero ese no es mi rubro. Incluso en el menú cada hamburguesa está acompañada de una sugerencia para la cerveza. La atención fue excelente, el local es grande y bien puesto (fuimos a uno en Pembroke Pines pero hay varios más, por ejemplo en la zona de Brickell, en West Palm Beach y en Delray Beach).

Me parece super recomendable, todo muy premium. Pero hay hamburguesas más ricas y más baratas en la misma zona.  Por eso y por lo flojo de las salsas y las papas no le pongo el puntaje máximo. Igual tampoco se merecen menos que cuatro puntos porque la hamburguesa de verdad era exquisita. Sobre todo la calidad, el sabor y el punto de cocción de la carne que fueron lo mejor de la noche.

Abajo les dejo un video que hicimos para mostrar lo jugoso que estaba lo que comimos y la verdad da bronca que sea imposible comer un sándwich así en nuestra querida ciudad de Buenos Aires. Ojalá pronto se vayan animando a ese punto de cocción acá…

Me gustó: la cantidad y calidad del queso y de la panceta; muy buen pan; excelente la carne y su punto de cocción.

No me gustó: demasiado sésamo en el pan; las fritas más o menos; las salsas por debajo del resto.

http://bnbjoint.com/

 

puntajes_4