El nombre completo es “The Toothsome Chocolate Emporium & Savory Feast Kitchen” pero vamos a dejarlo en Chocolate Emporium porque de lo contrario es muy largo. Este nuevo restaurant temático que abrió hace menos de un año en el Citywalk de Universal Studios en Orlando está buenísimo. Queda al lado del enorme Hard Rock Café y ya lo había visto en Octubre pasado en otro viaje. En aquel momento me quedé enloquecido con el edificio, que es muy imponente y hermoso. Como este año tuve la suerte de volver a Orlando se me ocurrió buscar en Google si hacían alguna hamburguesa como para justificar una visita para el blog y descubrí que no solamente tienen “alguna” sino que tienen unas cuantas! Así que no se dijo más nada y decidimos ir cuando saliéramos del parque…

Primero intenté reservar por teléfono porque era obvio que en un lugar así íbamos a tener que esperar. No te toman reserva previa o sea hay que ir y anotarse en el momento. Igual creo que tuvimos suerte. Ese día fuimos a pasarlo en Islands of Adventure y desde temprano nos sorprendió la relativamente poca gente que había en el parque. Las colas de las grandes atracciones ninguna superaba los 30 o 40 minutos. Entonces, por lógica, cuando fuimos a cenar tampoco tuvimos que esperar demasiado. Yo calculo que fueron unos 20 minutos y nos avisaron que teníamos la mesa lista por SMS. Novedoso…

Esos 20 minutos tampoco los sentimos demasiado porque estuvimos chusmeando y sacando fotos en el salón que hay adelante, en el que venden topo tipo de merchandising y cosas para comer. Muchas “arteasanías” hechas en chocolate, macarons, caramelos, etc. Todo ambientado de una manera espectacular. También hay una barra dónde se pueden pedir los milkshakes que tienen una pinta espectacular y no hace falta tener una mesa para probarlos.

La onda del lugar, por lo que pude leer recién es del tipo “steampunk”, que yo no tenía idea pero se refiere a la maquinaria industrial del siglo 19, que era toda a vapor. Hay muchos caños de bronce por todos lados. También hay unas pantallas enormes, instaladas en las paredes para simular ventanas y que proyectan unas imágenes en una resolución increíble. Es lo más parecido que vi hasta ahora a una verdadera ventana virtual, como la que tenía Marty en Volver al Futuro II. 🙂

También tienen a varios personajes disfrazados que recorren las mesas y van interactuando con la gente. A nosotros nos vino a saludar una chica muy bonita caracterizada como una dama inglesa y nos dio un ratito de charla (con exagerado tono británico por supuesto) mientras esperábamos la comida. Después pasó uno tipo robot pero no se detuvo en nuestra mesa. Es todo muy disparatado realmente pero está buenísimo el lugar. La iluminación está perfecta, suena una música mágica. Más allá de las hamburguesas creo que es un cierre perfecto para los que van a pasar un día a los parques de Universal con sus hijos. Los yanquis son unos genios a la hora de crear este tipo de experiencias, nadie lo puede negar me parece.

Vamos a la comida. De entrada pedimos unos sliders (hamburguesas pequeñas) de pork belly, rúcula, mostaza dijón y (atención esto) panceta crocante pero bañada en chocolate! Si, una chanchada que varias veces he visto en Internet pero nunca había podido probar. Muy pero muy buenos estaban los sliders. El pork belly si no estoy equivocado es el mismo corte con el que se ahuma el bacon, pero en vez ahumarlo está hecho al horno o la parrilla.

Después Nico pidió un “Chicken Bourguignon” que me dejó probar y estaba delicioso. Yo obviamente me pedí una de las seis hamburguesas que hay en la carta que se llama “May Contain Bacon”. Trae un patty de 220 gramos, lechuga, bacon cortado grueso, queso jack con chipotle, un chutney de Ananá y nuevamente una lonja de pork belly. Así que esta burger tiene no uno sino dos tipos de panceta y todo adentro de un espectacular pan de Pretzel. Que para los que nunca lo hayan probado es un pan más marrón, siempre brilloso y con unos cortes que dejan ver su miga más clarita y más compacta. No es un pan muy aireado, es medio dulzón y húmedo, riquísimo. Es como un pebete pero mucho mejor. Hagan la prueba si tienen oportunidad.

Es un pan que va muy bien para una hamburguesa pretenciosa como era esta, con ese toque agridulce del chutney y el picante del chipotle. No es la típica hamburguesa que yo suelo pedir. Pero esta era una muy buena oportunidad para salirse un poco del molde. El lugar, tan disparatado, lo ameritaba al 100% y creo que fue la decisión correcta. Además la hamburguesa estuvo espectacular. De excelente calidad y los sabores muy bien mezclados. La carne tenía un gran sabor a parrilla, un toque amasada pero tierna y jugosa. El queso con chipotle aportó un toque picante pero sin exagerar en lo más mínimo.

Ya sé que más de uno dirá que el ananá es una locura y bla bla bla. Lo voy a repetir una vez más: NO es el tipo de hamburguesa que elijo comer a diario, pero este lugar me inspiró a pedirla y no me arrepiento para nada.  Igualmente acá si quieren pedirse una hamburguesa más clásica (cómo yo me pediría en un Five Guys por dar un ejemplo) también hay opción de eso! De hecho el menú es enorme, hay platos y postres para todos los gustos. Voy a dejar al final del post fotos de cada una de sus páginas.

El resto de lo que comimos lo resumo en este párrafo. Las papas fritas estaban buenas, bien hechas pero no fueron algo especial. Pedí mayonesa y me trajeron un pote entero de Heinz a la mesa, así que buena onda con eso. De postre yo me pedí uno de esos milkshakes que se pueden pedir en la barra sin sentarse a comer. Que durante toda la noche los vimos pasar de a montones de un lado para el otro pero la verdad tienen más pinta que sabor. No estuvo mal, ni mucho menos, pero he comido otros mejores. Me esperaba más. Nico se pidió el pudding de chocolate y tampoco quedó tan sorprendido. Creo que fueron mejores los platos salados que los postres a pesar de ser el Emporio del Chocolate…

No es precisamente barato pero considerando la belleza del lugar y que está dentro del Citywalk tampoco podemos decir que es caro. Abajo dejo foto de la cuenta. Lo último que les voy a decir, a los viajeros fans de Orlando y de la magia de sus parques, es que se los recomiendo expresamente!

Me gustó: prácticamente todo, tanto la comida como la ambientación del lugar.

No me gustó: las cosas dulces estuvieron por debajo de la expectativa.

https://www.universalorlando.com/web/en/us/things-to-do/dining/toothsome-chocolate-emporium-and-savory-feast-kitchen/index.html

 

puntajes_4