Este año que arranca será el cuarto del blog, es increíble cómo pasa el tiempo!… esto empezó en marzo del 2015 y de entrada superó mis expectativas. Me refiero obviamente a la aceptación y participación de la gente y al número de seguidores en las redes sociales que nunca dejó de crecer pero también, por qué no, al valor que casi siempre le dan los locales a mi opinión y la de mis colegas Facts, Kid, DEMH, Sandals, Love. Yo siento que nos ganamos un respetado lugar en la movida hamburguesera porteña y está muy bueno eso.Hoy, mirando un poquito lo que pasó en estos tres años, creo que el mercado de las hamburguesas en Buenos Aires se fue transformando… Ya no abren un local o franquicia nueva por semana como antes. Esa furia emprendedora se calmó un poco con la hamburguesa (por suerte) y se centró ahora en las cervecerías, que dicho sea de paso casi siempre ofrecen burgers de muy baja calidad.

Esa furia emprendedora argentina, con el tiempo lo entendí, no es necesariamente buena. Cuando algún rubro funciona muy bien comercialmente, al menos acá,  se llena de oportunistas y de outsiders. Se llena de tipos que quieren hacer plata rápido y cómo sea. Solo les importa hacerse ver y vender. No importa el producto que vendan. Y el resultado de eso, para mí, fue una Buenos Aires repleta de locales de hamburguesas pero en su mayoría improvisados, inconsistentes y mediocres.

Por eso este último año bajé notablemente el ritmo de producción de reseñas. No solo por eso, son varios los factores, pero uno de ellos es que me cansé de comer hamburguesas que no valen la pena. También me volví a dar cuenta que si comparamos el promedio de burgers que se comen acá con las que se comen en Estados Unidos estamos a varias galaxias de distancia. Y cuando empecé a repetir lugares a los que ya había ido tiempo atrás me di cuenta también de que cualquier reseña, de este y otros blogs, si tiene más de seis meses de antigüedad, pierde sentido porque son muy pocos los locales que sostienen calidad en el tiempo.

Y además, pensando en el formato “blog” hay una realidad evidente que pasa por las redes sociales. Hoy todo pasa ahí, todo es inmediato y ultra conciso. Aunque suene increíble para los que tenemos más de 30 pirulos… ahora pedirle a alguien más de 1 o 2 minutos para que te lea o te mire ya es demasiado. Incluso pedirle que salga de la app de la red social de turno para entrar en un navegador y cargar una reseña en un blog también es demasiado, aunque solo sean 5 o 10 segundos lo que demora eso. A la gente hay que darle el contenido lo más directamente posible. Yo lo sé porque obviamente también estoy del otro lado de la pantalla. Entonces yo creo que el formato blog, si bien fue revolucionario para la historia de internet y de la comunicación… hoy está en decrecimiento.Igual no pienso dar de baja este blog pero para el año que empieza tengo un proyecto distinto… parecido a The Burger Life pero no solamente de hamburguesas. En otro formato más directo, más visual… y obviamente es un desafío mucho más grande que este, sino ¿cuál sería el sentido, no?. Pero al ser algo ambicioso por ahora no voy a contar de qué se trata. No lo quiero quemar y además tampoco estoy seguro de poder hacerlo realidad durante este año. Es algo para lo que hace falta mucho tiempo, un poco de plata, todavía aprender mucho más y fundamentalmente romper algunas barreras personales que van a costar un poquito… pero lo importante es intentarlo. Ya veremos si sale! Así que cuando empiece a ser una realidad se los iré contando, esperemos que llegue ese momento durante el 2018 como tengo planeado!

Volviendo a las hamburguesas tampoco quiero cerrar el post con esa visión negativa de los párrafos anteriores. La verdad es que durante este 2017 hubo grandes y hermosas novedades para nosotros. Aparecieron las hambus de Dogg y Burgertify que la rompieron toda… Y La Birra con su segundo y tremendo local se consolidó definitivamente como el rey indiscutible y es el punto de referencia de toda la movida porteña. Tampoco quiero dejar de mencionar a The Burger Company que desde el segmento más fast food tuvo un gran año, mejoro mucho su producto y también se metió entre las mejores. De TBC me parece muy meritorio que hayan mejorado tanto en un contexto donde casi todos bajaron la calidad. Así que para todos estos lugares no tengo más que palabras de felicitación. A cada uno por lo suyo… para mí los tres primeros hoy forman el podio indiscutible y TBC se merece esa mención especial.

Por último, otra cosa positiva para mí fue finalmente comprar una picadora de carne… lo estuve mostrando durante Diciembre en las redes sociales. Parece un detalle menor pero si les interesa hacer hamburguesas de primera calidad en sus casas no lo es para nada! Confíen en lo que les digo, vale la pena tener una picadora. Les da la posibilidad de hacer las mezclas de cortes de carne que se les ocurran y sin tener que rogarle nada al carnicero, que como ya saben… 😂 yo opino que son un gremio como mínimo complicado en cuánto a atención/satisfacción del cliente.

Ya voy a hacer un post en detalle sobre este tema de picar la carne en casa, pero no quería dejar de mencionar esto de haber pasado a picar mi propio blend porque en cuanto a las hamburguesas caseras fue algo que me cambió todo… Y además creo que esto puede ser un gran consejo para más de uno porque durante el 2017 me sorprendió mucho la gran cantidad de gente que me manda fotos de sus propias hamburguesas y la mayoría tiene una pinta zar-pa-da!

Ojalá tengamos un año 2018 con más calidad y no necesariamente cantidad. Ojalá que aparezcan otros como los de ese podio que mencioné antes y con las ganas de superarse de TBC. Lugares que se preocupen por el producto y que además de ser un buen negocio para ellos sean el placer de todos nosotros, los fanáticos de las hamburguesas!<<
eliz año para todos!

Pato.<<<

<<
p>< /p>