Este lugar no es una hamburguesería, de eso no hay dudas pero para mí se re contra merecía un post. Es más bien un lugarcito paradisíaco y escondido en los cayos de la Florida dónde se come muy bien, con muy buena onda y música en vivo. Además si uno va en el horario indicado se puede cenar (o tomar algo al menos) viendo el atardecer sobre un mar sin olas. Eso es impagable amigos… La estrella acá es la ubicación, no puede ser mejor. Se come literalmente sobre la playa (o sobre un deck) pero siempre pegado al mar. Leer el post completo