Tal como estuve agitando en Twitter los días previos a ir, ni bien llegué a Las Vegas fui finalmente a cenar a Bacchanal, el buffet del Caesars Palace. Yo había ido hace justo un año y había quedado fascinado por este “tenedor libre” de tan alto nivel. A pesar de que en Buenos Aires tenemos también muy buenas opciones para “comer hasta morir” ninguna es de este calibre. Es por eso que tenía tantas expectativas por volver.
Leer el post completo