Iolo es mi primera experiencia con review “local”. Empecé por las yanquis por una cuestión primero cronológica (me decidí a empezar el blog estando de viaje allá) y segundo porque creo que ellos son los verdaderos maestros del rubro. Me costaría mucho recordar alguna hamburguesa comida en los Estados Unidos que no haya estado muy buena o excelente. Acá, pienso yo, nos queda mucho por aprender, hacer y hasta valorar a las hamburguesas pero por suerte en el último tiempo me he llevado algunas gratas sorpresas, muy cerca de donde vivo y las voy a ir comentando en varios posts futuros.

A este lugar llegué gracias a mi mamá, que sabiendo de mi blog me llevó especialmente a Iolo porque ella había ido a comer ahí varias veces, le había parecido todo muy bueno y hablando con la gente del lugar sobre mi proyecto de este blog le dijeron que por favor me lleve, que ellos hacían “las mejores hamburguesas”. Entonces fuimos, había que probarlas.

Primero les cuento que Iolo es un restaurant, en el menú hay muchas opciones y según me contaron las hamburguesas son una especialidad que hacen solo los viernes. Está muy bien decorado, es luminoso y verdaderamente da placer estar allí, todos los detalles de la decoración están muy cuidados. Queda cerca de la zona céntrica de San Isidro, en Buenos Aires, pero por suerte no en la parte más caótica y concurrida. Nos atendieron muy bien, en especial Vicky, la encargada… muy buena onda y muy bonita.

the_burger_life_Feb-27-152615

En cuanto a hamburguesas no hay opciones, solo está el menú que por unos $90 incluye el sándwich, unas papas y una bebida. Viene con queso pero no cheddar sino del tipo de fiambrería cortado a máquina, quizás mozzarella era y unas tiras bien gruesas de bacon y muchos pepinos agridulces aunque supongo que no habrá problema en sacarle algo de esto si no le gusta al cliente e incluso agregarle algún otro ingrediente que haya en la cocina porque es un restaurant a la carta, a lo sumo habrá que pagar un extra.

the_burger_life_Feb-27-150041

Estaba muy rica y era abundante pero fue una experiencias más gourmet que fast food, más europea podríamos decir. Se sentía muchísimo la cebolla caramelizada, quizás demasiado para el que no es tan amigo de la cebolla, a mi me encanta. Venía con unos bastones de papa bien anchos, estaban horneados con algunas especias. Muy ricos, pero las especias fueron un sabor atípico para el “mundo hamburguesa“. Vicky, la encargada del lugar, nos contó que el ingrediente secreto de la carne es el Cognac que le ponen. Yo no lo noté pero sí puedo decir que la carne era muy sabrosa y de buena calidad. Lo único que no fue tan de mi agrado fue el pan, que estaba tostado y para mi hubiera sido mejor que no venga así o que me hubieran preguntado para poder elegir.

the_burger_life_Feb-27-150503

Es un lugar recomendable, para comer hamburguesas o cualquier otra cosa (pedimos también un tostado caprese exquisito) y además es muy agradable estar ahí. No me pareció caro, pensemos que hoy en día por ese mismo dinero a penas podemos comer un combo en McDonalds y acá además te dan comida (y atención) de una calidad muy superior a las de la M dorada. Había WiFi y es una zona donde cuesta un poquito estacionar pero hay un parking pago justo en frente.

https://www.facebook.com/Iolococino

 

puntajes_3

 

the_burger_life_Feb-27-145801the_burger_life_Feb-27-154552 the_burger_life_Feb-27-152603 the_burger_life_Feb-27-152809 the_burger_life_Feb-27-152653