Como anexo de este viaje a Madrid nos fuimos dos días a Praga, que ciudad más linda! Por favor… yo sabía que iba a ser bonita pero igualmente superó mis expectativas! Y siendo que teníamos tan poco tiempo no era seguro que usáramos parte de ese poco para probar alguna hamburguesa allá, tenía que aparecer algo que valiera la pena. Y apareció Dish Fine Burger Bistro.

Resulta que en el mismo día, tanto @lucypuiblog como @SirChandlerBlog, me llevaron de alguna manera a Dish porque Lucy me avisó que en varias webs la mencionaban como la mejor hamburguesería de la ciudad, ganadora de varios premios y luego Chandler me arrobó en un Tweet de Ryanair con las mejores hamburguesas de varias ciudades europeas y allí también figuraba Dish para Praga. Bingo! A este sí valía la pena ir…

Este es un bistro, un pequeño restaurant, con mesas adentro y también sobre la calle. Está en una zona de la ciudad que no parece ser muy turística pero de todas maneras desde el Puente de Carlos fueron nada más que tres estaciones de Metro y alrededor de 15 minutos.

the_burger_life_Aug-27-153327

Parece ser un lugar al que va más bien la gente local y debe ser muy conocido porque fuimos un jueves a las 20:30 y tuvimos que esperar unos 20 minutos por una mesa. Yo había reservado a la tarde por la web pero solo había conseguido para las 21:30 así que como llegamos una hora antes ni mencioné la reserva.

the_burger_life_Aug-27-153712

Mientras esperábamos vimos en la pared que el menú solo estaba en Checo! Era imposible de entender jaja. Hice algunas pruebas con Google Translate y pude determinar que la primera de todas era una especie de estándar con queso, bacon, pepinillos, kétchup y algunas cosas más. Entonces para no arriesgarnos en principio íbamos a pedir esa pero luego por suerte, en la mesa nos dieron un menú en inglés así que también estaban preparados para el turismo. Y además ambas meseras, muy bonitas, también hablaban inglés pero nosotros de todas maneras decidimos ir a lo seguro y pedir la “dish”, la más sencilla y americana.

La hamburguesa estaba riquísima, por algo la fama. Lo que más destacaba era la calidad de la carne, muy magra, muy suave al igual que el pan que era medio dulzón. Como un pebete pero mucho más aireado. No es el tipo de pan que más me gusta pero de nuevo, era de una calidad especial. El bacon estaba muy bien, era crocante y cubría todo el patty. El queso no tenía color de cheddar pero según el menú lo era. De todas maneras estaba bueno.

the_burger_life_Aug-27-162955

El sándwich era de muy buen tamaño y con unas papas (también abundantes) es imposible quedarse con hambre. Pero con un par de gaseosas como yo tomé se gastan unos €15 por persona. No es de lo más barato. En algún sentido me hizo acordar bastante a un lugar en San Francisco que se llama 4505 Burgers & BBQ, donde también se destaca la calidad de la carne, por arriba de lo normal.

Las papas fritas, claramente artesanales, vienen en un cono armado dentro de un frasco y estaban excelentes, casi diría mejor que la hamburguesa. Pedimos unas regulares y unas tipo “provenzal”. Las mayonesas te las venden aparte por unas pocas coronas y nos pedimos una con ajo y una con morrón ahumado. Las dos estaban exquisitas y acompañaron las papas a la perfección.

the_burger_life_Aug-27-163123

Las gaseosas son de una marca alemana, pero muy ricas. La light era casi igual a la de Coca Cola. El problema es que las botellitas solo traen 200ml, yo tuve que pedir dos.

El lugar era chiquito pero tenía mucha onda, mucha gente joven. Tiene la cocina ahí a la vista y nos tocó comer en una gran mesa de madera compartida con otras personas pero la mayoría de las mesas son individuales. Había WiFi y se llega muy fácil en metro o autobús.

La verdad es que si van a Praga y tienen ganas de comer probablemente la mejor hamburguesa de la ciudad, este es el lugar. Pero no es el único: vimos unas cuantas hamburgueserías más, varias de ellas en los alrededores de la plaza de la Vieja Ciudad, que es uno de los principales lugares turísticos así que a esas otras les van a pasar por delante. Para ir a Dish en cambio hay que tomarse algún transporte, pero vale la pena, se los recomiendo.

Me gustó: la calidad de la carne era muy destacable; las papas fritas y las mayonesas saborizadas, ambas  impresionantes.

No me gustó: el tipo de pan, demasiado dulce.

http://www.dish.cz/

 

puntajes_4

 

the_burger_life_Aug-27-162904 the_burger_life_Aug-27-162938 the_burger_life_Aug-27-162923 the_burger_life_Aug-27-160611 the_burger_life_Aug-27-154055 the_burger_life_Aug-27-210039