Qué equivocado que estuve algún día!.. y no hace más un año de eso eh, fue justamente cuando empecé a incursionar en el mercado de hamburguesas que ofrece nuestra ciudad de Buenos Aires. Yo en esa época, de ante mano, creía que el nivel local era bajo y definitivamente incomparable con el yanqui. Cómo se notaba que todavía no había ido a lugares como Tierra de Nadie…

Este es uno de esos sucuchos hamburgueseros que ya tienen su propia mística. Eso lo sabía antes de ir porque fueron incontables las veces que me lo recomendaron los que frecuentan esa zona. Yo veía las fotos de las hamburguesas y me daba cuenta que no eran de las del montón. Después fue un amigo mío y me confirmó el mito… solo faltaba que juntemos ganas suficientes un viernes con mi novia y nos fuéramos hasta allá, hasta el tradicional barrio porteño de Caballito.

Esa noche en Twitter puse que las hamburguesas habían estado impecables pero que la experiencia tuvo algunos desperfectos. El problema fue la cantidad de gente que había. Era demasiada para un local tan chico. Llegamos a las 11:10 pm y todavía había unas 20 o más personas esperando en la misma vereda que además tenía todas las mesas, bancos y sillas que podían caber, incluso usando parte de la vereda de los locales vecinos.

the_burger_life_Apr-08-233142

Lo primero que nos dice la chica que manejaba la lista de espera fue que “teníamos más de una hora de espera y que la cocina cerraba a las 12:00 am”… jejeje, al toque no me daba la cuenta porque ya eran más de las once. Pero cuando le dije que entonces no daba el tiempo para poder comer me dijo que con que no nos moviéramos de la puerta íbamos a poder cenar, sea la hora que sea, pero que teníamos que estar ahí cuando nos llamaran.

Habrían pasado unos 45 minutos, todavía éramos varios los que seguíamos esperando y dijo mi nombre pero no nos dio tiempo a pararnos y acercarnos! Esperó tan solo 3 segundos y nombró al próximo que estaba en la lista y como esa gente estaba parada al lado de la puerta entraron ellos a pesar de haber llegado después que nosotros. Evidentemente estaba demasiado apurada la chica y a nosotros nos dio bronca, lógicamente, tener que esperar otros diez minutos por una mesa.

the_burger_life_Apr-09-000304

También tuvimos que esperar mínimo medio hora por la comida… pero valió la pena. Ambas hamburguesas estaban exquisitas. En el menú hay tres categorías de burgers. Las “comunes” de 180 gramos, las rellenas de queso cheddar que finalmente no probamos pero serán probadas en la próxima visita sin falta y las dobles que al fin y al cabo traen también la misma cantidad de carne porque vienen con dos pattys de 90 gramos cada uno.

De las comunes pedimos una BBQ Jack que trae salsa BBQ, huevo, bacon, cebolla caramelizada, queso Jack y le agregamos también cheddar. Quedó una bomba de doble queso, de exquisito sabor pero muy difícil de comer sin que se desarme y chorree por todos lados. Estaba espectacular, pero se desarmaba tanto que se hizo difícil disfrutarla a pleno. Es que incluso ya vino medio torcida de la cocina y con semejante tamaño y la montaña de ingredientes resbalosos entre la carne y el pan superior era casi imposible mantenerla armada.

the_burger_life_Apr-09-003812-3

Por suerte eso no fue lo que pasó con la otra, la Bourbon Burger. Esa no se desarmó nada porque el formato es muy distinto. Las dos pequeñas hamburguesas vienen una al lado de la otra, entre dos rodajas de pan de campo tostado con queso dambo gratinado, cheddar, cebolla frita y aderezo Bourbon (sponsoreado por Jim Bean). Yo obviamente le agregué bacon, y la verdad es que la combinación de sabores fue muy impresionante en este sándwich. Me lo comí a una velocidad de record Guinness! Qué maravilla… lo único que no estaba malo pero yo hubiera preferido distinto es el pan. Si bien tiene su onda el de campo tostado para mí no le gana al buen pan esponjoso de hamburguesas…

the_burger_life_Apr-09-003632

Las papas fritas también fueron un tema, realmente nos parecieron muy pocas comparadas con el tamaño de las hamburguesas, que dicho sea de paso son enormes! Las papas que nos tocaron a cada uno en cambio eran como mucho 12 o 15 bastones. No estoy exagerando, los contamos jeje. No sé, quizás fue por que era tarde y ya les quedaban pocas, o simplemente sirven esas porciones tan pequeñas. Estaban muy buenas. He comido mejores pero hay que admitir que estaban muy bien de sabor y textura.

the_burger_life_Apr-09-003638

Para tomar hay cervezas artesanales ($60), servidas en unos pintorescos botellones de medio litro y las gaseosas de línea coca vienen en botellitas como las que se venden es los kioscos ($30). Eso me parece excelente, siempre es mejor que la gaseosa de máquina para mí y además con 600 cm3 hay que ser una verdadera esponja para quedarte con sed y tener que pedir otra. Yo hubiera preferido un vaso de vidrio en vez del jarrito tipo pirata, de metal, que me dieron para la gaseosa.

the_burger_life_Apr-09-000408

El local por dentro es pequeño y con la cocina a la vista, no demasiado cómodo y a nosotros nos tocó una mesa casi a oscuras que me complicó bastante para sacar las fotos… (sepan disculpar lo sucias que salieron pero tuve que usar valores de ISO ridículos). Arriba tiene algunas mesas más y tengo entendido que hace unos meses fue renovado por completo, pero sigue siendo pequeño. Hay WiFi pero el pago es solo en efectivo.

Creo que Tierra de Nadie tiene definitivamente ganado su título como una de las mejores hamburgueserías de la ciudad. Es muy recomendable creo yo por la calidad de los ingredientes y el gran sabor de los mismos en la manera que los combinan. Se nota que la carta la armó alguien que sabe. Sobre todo cuando probé la Bourbon me sentí probando una de las mejores hamburguesas que se pueden comer en Estados Unidos, y eso no es poco decir!

Además la carta es muy original, voy a tener que volver para  probar los pattys rellenos de cheddar que son una novedad total, hay una hamburguesa con mollejas y berenjenas al escabeche que también tengo en la mira, hay otras con queso parmesano, con morrones asados, con hongos, etc. Hay para todos los gustos, incluso una veggie. Yo solamente agregaría que traten de ir en un día y horario no tan pico como fuimos nosotros.

Shhhh!.. no le digas a nadie! 😉

Me gustó: el sabor en conjunto de ambas hamburguesas, impecable… no les faltaba ni sobraba nada! La salsa Bourbon exquisita; la panceta crocante; las gaseosas en botellas de 600cm3.

No me gustó: la cantidad de papas que venían con las hamburguesas; que la BBQ Jack se desarme tanto y el jarrito de metal.

https://www.facebook.com/tdn.burger/

 

puntajes_5

 

the_burger_life_Apr-18-015856 the_burger_life_Apr-09-003745 the_burger_life_Apr-09-003706-2 the_burger_life_Apr-18-015856-4