Tal como había contado en el post anterior sobre Flanigan’s, nuestro primer intento con The Counter fue frustrado por los horarios medio ridículos (al menos para nosotros los argentinos) en los que se puede cenar en la mayoría de los lugares en Estados Unidos. Cerraban a las 21:30, llegamos 10 minutos antes y nos cerraron en la cara. Pero tampoco podemos odiarlos por esto. Los americanos son así y por suerte pudimos volver a pasar otra vez pero por la tarde. Comimos unas hamburguesas muy buenas, pero muuuuy caras también…

The Counter es una franquicia de California que está creciendo mucho. Tienen más de 20 locales en ese estado de la costa oeste y otros 20 desparramados por los Estados Unidos, Malasia, Irlanda, México, Arabia Saudita, Dubai, etc. El segundo estado en dónde mas locales hay es justamente la Florida, dónde hay solo tres. Uno en el aeropuerto de Miami, otro en Naples y este en Palm Beach Gardens al que nosotros pudimos ir y que está adentro de un mall. Justo en una de las entradas por lo que tiene un hermoso patio para comer y hace que se pueda acceder tanto desde adentro y como desde afuera del shopping.

the_burger_life_sep-28-154327

Esta propuesta queda muy lejos de lo que sería un “fast food“. Yo creo que forma parte de lo que hoy los americanos denominan un restaurant “fast casual” y yo le agregaría también que es bastante high-end. Es por eso que les decía que me pareció demasiado caro. Por dos hamburguesas, dos sides y dos bebidas pagamos (con propina) unos $45 dólares. Nunca había pagado tan caras dos hamburguesas! y si bien comimos rico creo que no volvería a pagar tanto.

Obviamente el precio viene acompañado de un local realmente muy lindo, wi-fi, vasos de vidrio, buena atención y una variedad de opciones en cuanto a las hamburguesas que yo nunca había visto. Pattys de diferentes tamaños. Carnes de vaca, pavo, pollo, cangrejo, visón y también una veggie. Seis tipos de pan. Más de diez quesos distintos, arriba de veinte salsas e incontables toppings. Y esta variedad funciona con un sistema tipo “armate tu propia hamburguesa“. Para lo cual te traen unos hermosos lapicitos (que me traje de suvenir) y un papel tipo multiple choice que uno completa y le entrega al mozo.

the_burger_life_oct-26-202228

En el menú también hay algunas propuestas pre definidas pero son pocas. La gracia creo que justamente está en armarse algo a gusto. Romperse la cabeza eligiendo entre tantos ingredientes o darse el gusto, meterle un poco de todo y hacer un lindo cachivache que chorree por todos lados jaja. También hay entradas, postres, ensaladas, sándwiches de todo tipo, shakes y malteadas. Las bebidas, obviamente, tienen refills ilimitados.

the_burger_life_sep-28-152405

Nosotros nos armamos dos medio parecidas. Yo una con cheddar, bacon, pepinillos y aros de cebolla. Si, ya se… tanto para elegir y comí algo muy estándar. Buenos, soy así, voy a lo seguro. Luciana se pidió una con el mismo cheddar y panceta pero le puso cole slaw, lechuga y cebolla grillada (que apenas estaba pasada por la plancha). Ambos usamos la opción de las tres salsas por 75 centavos extras. Yo recuerdo que me pedí bbq, mayo y ali-oli. Porque desde que comí la burger con ali-oli en Williamsburg me di cuenta que me vuelve loco!

the_burger_life_sep-28-155256 the_burger_life_sep-28-155450

La hamburguesa estaba sin dudas riquísima pero con tanto circo y el precio tan caro yo me esperaba más. El pan estaba muy bueno y la carne sabrosa pero no tanto como otros lugares que hemos ido en este viaje. Por supuesto se puede elegir el punto de cocción y todos los ingredientes obviamente nos parecieron de muy buena calidad. Pero menos no se puede esperar en un lugar así.

Respecto a las guarniciones tampoco estuvieron muy a la altura. Las papas, demasiado finitas, directamente nos decepcionaron y los aros de cebolla si, por suerte, estaban riquísimos. La costra de los aros era perfecta, crocante y hecha con harina bien condimentada como a mí me gusta. Pero los aros también demasiado finitos. Eso no molesta dentro del sándwich pero para comer con la mano uno prefiere un poco más de “cuerpo”.

the_burger_life_sep-28-155327-2

Conclusión: muy buena hamburguesa, pero para ser la más cara de mi vida debería haber sido más que “muy buena”, yo me esperaba algo espectacular. Si en vez de $45 hubiéramos gastado 25 o 30 hubiera sido todo más lógico. Creo que vale la pena ir a probar porque vale la pena tener tanta variedad para elegir y quizás comerse un hamburguesa de cangrejo con queso azul danés y mermelada de cebollas y panceta. Una combinación, entre tantas, que probablemente no la puedan encontrar en ningún otro lugar, pero sepan lo que van a pagar.

Me gustó: el bacon crocante y riquísimo; aros de cebolla exquisitos; la variedad para armar la hamburguesa realmente no tiene competencia.

No me gustó: las papas fritas, muy flojas.

http://www.thecounterburger.com/

 

puntajes_4

 

the_burger_life_sep-28-155247-2 the_burger_life_sep-28-155818 the_burger_life_sep-28-152334 the_burger_life_sep-28-152046 the_burger_life_sep-28-163924 the_burger_life_sep-28-163844 the_burger_life_sep-28-153811-2 the_burger_life_sep-28-153748