Hacía un tiempo que tenía en la mira esta cadena. Al menos desde Octubre del año pasado cuando anduve también por yanquilandia. Pero en esa oportunidad no pude ir por cuestiones de tiempo y huracanes. Me la habían recomendado por twitter @asarco_ES_ar, @Mixtrader y creo que alguna persona más también. Así que ya una de las primeras noches buscamos el local más cercano al hotel y nos sacamos las ganas de Red Robin!

Hablo en plural porque estoy de viaje con Nico, un amigo que tengo la fortuna de tener desde hace más de 30 años (y tengo 37 eh!) y que me ha acompañado a comer muchas de las hamburguesas que tengo reseñadas en el blog.

El local era bastante grande, estaba en la entrada de un mall y como fuimos un domingo a la noche y bastante tarde estaba prácticamente vacío. Nos atendieron muy bien. Lo cual en este país es bastante común, por suerte. Lo primero que noté al abrir el menú fue que había muchísimas opciones, casi demasiadas porque te marea un poco. Pero después me di cuenta de que al menos las tienen repartidas en tres categorías distintas. Tres categorías que las separan por sofisticación y por precios también.

Nosotros obviamente comimos de las más power (que ellos llaman Finests Burgers). De esa manera terminamos gastando casi $50 dólares entre los dos, un poco caro pero el producto fue excelente. Supongo que las más baratas también serán de igual de calidad aunque un poco más simples y permiten gastar un poco menos.

Pero no vayan esperando pagar lo mismo que en un fast food porque esto obviamente no lo es. De hecho el nombre completo de esta cadena dice “gourmet burgers and brews”. Y por lo que estuve leyendo la marca tiene más de 500 locales. Es una cadena grande con presencia en todas las grandes ciudades de los EE.UU.

En la mesa estaba la misma tableta que ya había visto en Chili´s hace unos años que te permite hacer el pedido y pagar la cuenta al final. También tiene entretenimiento para los chicos, lo cual está copado pero me alertaron lectores que hay que tener cuidado porque hay apps pagas que quizás los chicos descargan y se las suman a la cuenta.

También me comentaron por las redes que en este lugar no solo tienen refills de las bebidas (como en casi todos lados) sino también de las papas fritas! Una locura total para cualquier gordo como nosotros… pero las fritas no me parecieron de lo mejor. Tampoco estaban mal pero son demasiado grandes (las llaman Bottomless Steak Fries y creo que justamente es por el corte gigante que usan y por el refill). De todas maneras nosotros ni siquiera pudimos terminas las fritas que venían con el pedido.

Antes de contarles de la hamburguesa les cuento de los aros de cebolla. De los mejores que comí en mi vida. Se los recomiendo sobre todo si les gustan las cosas rebozadas con panko. No sé cómo demonios los harán porque no se les despega ni un solo pedacito del rebozado. Realmente son una obra de arte y una exquisitez. Vienen muy bien presentados, con una salsa ranch y otra que es como una mayonesa con BBQ. Ambas salsas riquísimas. Lo que se ve en la foto es media porción y son enormes. Para dos, como entrada, fue más que suficiente.

Y bueno, finalmente les tengo que contar lo más importante, no? Yo me pedí una “black & blue” y Nico una “smoke & pepper”. Ambas de la categoría más premium y con media libra (225 gramos) de carne Black Angus. La verdad es que tuve más suerte yo, la mía estaba espectacular. Viene entre otras cosas con portobellos, cebolla caramelizada y mucho queso azul. La otra que también probé estaba menos sabrosa (para ver qué trae vean las fotos del menú). Lo único que debería decir negativamente es que la mía si bien era una exquisitez estaba un poco picante y eso no estaba claro al leer la descripción. Creo que el picante era de la mostaza dijon que figura en la descripción pero no aclara que es “spicy”.

Otra crítica podría ser que después de hacer las fotos la tuve que armar de nuevo. Porque como la trajeron estaba bastante desparramada. Pero por suerte luego de rearmarla la pude comer cómodo. Y nuevamente les digo que estaba espectacular, la mezcla de los sabores fue excelente. El pan (cuadrado), súper esponjoso. Tirando a sequito, no era grasoso, pero muy bueno. El bacon, obvio que vino bien crocante como suele ser en cualquier lugar de USA y casi nunca en Argentina. 

En fin, solo me queda agradecer a los que me lo recomendaron y recomendárselos a Uds. de igual manera. Es un poco caro pero son hamburguesas premium, la atención fue excelente y nos fuimos con la panza bien llena. Le pongo la calificación más alta por eso.

Me gustó: El pan muy bueno, bacon crocante y mucho queso azul como prometía. Los aros de cebolla una locura!

No me gustó: Las papas fritas no fueron tan buenas; deberían aclarar que la black & blue es picante;

https://www.redrobin.com/

 

puntajes_5